Autoexamen de mama para prevenir el cáncer

Anteayer fue el dia internacional contra el cáncer de mama. El cáncer de mama es muy habitual aunque tiene un buen pronóstico. Por eso es altamente recomendable realizar mensualmente un autoexamen de mama que favorezca la detección precoz de un tumor. Vamos a explicar cómo realizar un autoexamen de mama, veréis que es muy sencillo.

prevención del cáncer de mamaDebéis ser conscientes de que el autoexamen de mama no sirve para detectar tumores, ni bultos ni imperfecciones, sino cambios en los pechos, que no es lo mismo. Me explico: la textura normal de un pecho no es regular. En unos pechos sanos notaréis diversos bultos y texturas (huesos, grasa, músculo, etc…), así como diferencias entre el izquierdo y el derecho. El autoexamen de mama no sirve para detectar imperfecciones ni bultos, ya que éstos se dan en cualquier pecho sano. Sirve para detectar cambios en esas imperfecciones, diferencias y texturas. Por ejemplo, si siempre has tenido el pecho izquierdo algo más grande no has de preocuparte. Hazlo si de repente ambos parecen tener el mismo tamaño y caída. El autoexamen de mama tampoco sirve para detectar un tumor. Tendrá que ser el ginecólo el que determine si lo es o no, tú sólo detectas cambios.

Como lo que hacemos al autoexaminarnos el pecho es buscar cambios, es importante que la autoexplaración se haga en condiciones similares y de forma similar cada vez, y que se haga con regularidad. Cuanto más tiempo llevéis explorando vuestro pecho mejor lo conoceréis y más fácil será que detectéis cualquier cambio si ocurre.

¿Cuándo se realiza el autoexamen de mama?

Después de cada menstruación. Algunos dicen el último día, otros la semana siguiente. En realidad no importa. Elige si quieres hacerlo el primer día después de la reglo o el terdero o el quinto. Pero cíñete a ese calendario.

Casos especiales:

  • Si ya has entrado en la menopausia, simplemente elige un día del mes y hazlo siempre ese día.
  • Si estás embarazada no vale la pena que realices el autoexamen, ya que tus pechos van a sufrir cambios normales que no sabrás valorar y tu propia condición te llevará a la consulta del ginecólogo con regularidad.
  • Si estás amamantando, debes realizar el autoexamen de mama con el pecho vacío.

¿Cómo realizo el examen de mama?

Hay diversas técnicas para llevarlo a cabo, pero lo importante no es si lo hacéis de tal o cual modo o si las ejecutáis con maestria. Lo importante es hacerlo siempre igual y prestando atención.

Yo os recomiendo que en vuestra próxima visita al ginecólogo le pidáis instrucciones. Seguid el método que os recomiende él o ella y así vuestra metodología estará acorde con la del profesional que luego valorará vuestros hallazgos. Además, de este modo empezaréis vuestros autoexámenes sabiendo que cualquier cosa que notéis será normal ya que de haber alguna anomalía el ginecólogo lo habría detectado mientras os explicaba cómo realizar el autoexamen.
De todos modos, si acabáis de pasar vuestra revisión y no queréis esperar 6 meses hasta la próxima, podéis basaros en las instrucciones de este vídeo, que he elegido por ser claro, corto y sencillo.

Algunas de las anomalías en el pecho que deben alertaros son:

  • Cambios en el tamaño del pecho
  • Texturas extrañas como fruncimientos, piel de naranja, depresiones-
  • Cambios de color en ciertas zonas del pecho, como enrojecimientos o palidez localizadas
  • Cambios en la textura del pecho o axila (especialmente bultos duros de bordes irregulares e indoloros).
  • Retracción o hundimiento del pezón
  • Secreción sanguinolenta o amarillenta del pezón.
  • Inflamación de los ganglios de la axila.
  • Dolor que persiste tras acabar la menstruación.

Y sobretodo, la revisión ginecológica

La autoexploración de mama no puede ni debe ser el único medio de diagnóstico precoz. Como terapeuta, preguntar cuándo hicieron la última revisión ginecológica a las mujeres que acuden a mi consulta forma parte de la rutina. Y puedo aseguraros que la inmensa mayoría no realizan la revisión anual. Es más, de las mujeres jóvenes que veo, muchas no han ido ni una sola vez al ginecólogo. Otras sólo fueron cuando quisieron tomar anticonceptivos y no han vuelto a ir. Eso es desastroso. A partir del inicio de la vida sexual, toda mujer, tenga o no tenga problemas, debería acudir al ginecólogo una vez al año para realizar una revisión rutinaria.

La foto es de PhotoA.nl y está sujeta a licencia creative commons

Escribe un comentario: